Comision Legales H.I.J.O.S. Historia de H.I.J.O.S. Comision Hermanos de  H.I.J.O.S.

miércoles , 24 may 2017

Ultima Modificacion:03:28:49 AM GMT

En portada:
jSharing - JA Teline III

LAS MADRES PARA SIEMPRE

De tanto pañuelo blanco en la cabeza casi nadie les mira los pies. Pero ahí está la lucha: en los pasos dados y por andar. Ahí está la historia: en cada pie que se levanta en el aire para caminar.
El pañuelo blanco de las Madres está en los pies, aunque se lo anuden en la cabeza. Está en la resistencia en los `70, en la lucha en los `80, en la batalla de los `90 y en lo que sigue siendo la organización más grande de amor, compromiso y solidaridad.

¿Quién no ve a las Madres en cada causa injusta, luchando contra la impunidad? ¿Quién no ve a las Madres en cada espacio de organización y participación?
Probablemente, no siempre las veamos con el pañuelo puesto. Probablemente, ya veamos en muchos lugares a sus hijos, a los que parieron como militantes. Probablemente, veamos a sus hijos, los que se hicieron militantes por el ejemplo de las Madres.

Esta semana, al cumplirse 37 años desde la primera reunión de las Madres, se preguntaban en voz alta si la lucha tuvo sentido y qué habrá después de ellas. Nosotros, los hijos, les dijimos que no hay un después de las Madres. Es imposible. Las Madres ya son para siempre. El pañuelo blanco es imborrable, intocable.

En la lucha colectivizaron la maternidad. Por eso cada verdad la sienten como de todas, por eso cuando aparece un nieto todas se sienten la abuela, por eso cuando un genocida es condenado por alguna víctima, todas sienten que fue condenado por los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos. Porque esa es la manera de ir por más, de seguir andando, de sentir que la esperanza es la acción de la victoria.

No hay un después de las Madres, porque ellas cambiaron para siempre las formas de lucha y organización.

No hay un después de las Madres, porque son el ejemplo de que el amor definitivamente vence al horror. Los genocidas no esperaban que las Madres de sus víctimas fueran las que se levantaran, a pesar del inmenso dolor, y los desafiaran.

Los verdugos no esperaban que ellas salieran a gritar ¿DÓNDE ESTÁN?, pensaban que se iban a quedar llenas de dolor, en soledad, quietas. Pero no: pusieron los pies en la Plaza y no se fueron más, se quedaron para siempre.

H.I.J.O.S. Capital
Viernes 2/5/2014

 

 

 
canal rss http://feeds.feedburner.com/hijos-capital Participa en http://www.facebook.com/hijos.capital seguinos en twiter http://twitter.com/hijos_capital canal rss http://feeds.feedburner.com/hijos-capital seguinos en twiter http://twitter.com/hijos_capital
 
10
8
6